Fisioterapia.

La calidad es nuestra premisa.

Cuándo acudir.

Dolor rodilla.
Es cierto que a veces no sabemos muy bien cuándo acudir al fisioterapeuta porque nuestro estado de salud es bueno, no presentamos un diagnóstico de patología concreto, pero si es verdad que no nos sentimos bien con nuestro cuerpo todo producto del estrés acumulado día a día.

Es importante sentirse bien, disfrutar de una movilidad fluida y sobre todo de un descanso relajante. 

Gracias a la fisioterapia se puede conseguir ese bienestar eliminando la tensión corporal y previniendo la aparición de determinadas patologías crónicas.

Actualmente debido a las diferentes actividades que vamos realizando, ya sean laborales o de ocio, sometemos a nuestro cuerpo a estrés continuo tanto físico como emocional, traduciéndose todo esto en dolor.

Podemos hablar por ejemplo de lumbalgias, cervicalgias, tendinitis…

Masaje espinal

Vamos poco a poco adquiriendo malas posturas intentando reducir ese dolor, pero esa es una solución a corto plazo, con fisioterapia se busca que el cuerpo mantenga su equilibrio natural intentando recuperar la postura más adecuada y eliminar el dolor que nos provoca tantas alteraciones en el aparato locomotor, se localiza el origen del dolor y se actúa directamente sobre él recurriendo fundamentalmente a la terapia manual y ayudándonos si es preciso de la terapia física con la tecnología adecuada.

No sólo el estrés es causa tratada por fisioterapeutas sino también ocurren problemas producidos por agentes externos como fracturas, esguinces, luxaciones, etc. o problemas intrínsecos como hemiplejias, linfedemas, problemas respiratorios, etc. Los cuales deben ser tratados por un profesional.

Por todo esto tomar la decisión de ir a un fisioterapeuta es aprender a sentir tu cuerpo y aceptar que necesita ayuda para eliminar el problema, sea de tipo reumatológico, circulatorio, respiratorio, traumatológico, ortopédico o neurológico.

Tratamos cualquier lesión del aparato locomotor.

Algunas de las lesiones más comunes:

Fracturas, esguinces, tendinitis, luxaciones, accidentes de tráfico y laborales, lesiones postquirúrgicas, hernias, linfedemas, lumbalgias, contracturas musculares, roturas muculares, lesiones deportivas, …